Logo Hispano-Suiza

Información

Hispano-Suiza fue una marca de coches y empresa de automoción e ingeniería española que destacó en la producción de automóviles de lujo y competición, así como motores de aviación, durante el período anterior a la Segunda Guerra Mundial. Fundada en Barcelona en 1904 , la empresa fue adquirida en 1946 por ENASA, empresa creada por el Instituto Nacional de Industria español (INI), y sus instalaciones de La Sagrera se destinaron a la fabricación de los camiones Pegaso. Por otra parte, su filial francesa fue adquirida por la empresa aeronáutica Snecma en 1968.




Antecedentes de Hispano-Suiza

En 1898, el capitán de artillería valenciano, Emilio de la Cuadra, comenzó la producción de automóviles eléctricos en Barcelona con el nombre de La Cuadra. En París, De la Cuadra conoció el destacado ingeniero suizo Marc Birkigt (1878-1953) y lo contrató para trabajar para la compañía. La Cuadra construyó su primer motor de gasolina desde diseños Birkigt. Hacia el 1902, la propiedad pasó a manos de J. Castro y se convirtió en la Fábrica Hispano-Suiza de Automóviles, pero esta empresa también se arruinó en diciembre de 1903.


Marcas de coches


Fundación de Hispano-Suiza

El 14 de junio de 1904 fue fundada la Sociedad Anónima Hispano-Suiza, por Damià Mateu, Francisco Seix y Marc Birkigt (que asumió la dirección técnica) dedicada a la fabricación de automóviles.

El mismo año 1904 sale el primer Hispano-Suiza de la fábrica de la calle Villarroel de Barcelona, ​​adquirido por un cliente argentino. El mismo año se presenta en el Salón del Automóvil de París. En 1908 se traslada la fábrica en La Sagrera (actual Parque de la Pegaso), donde se fabrica el modelo conocido como la sardina. En 1910 el modelo Copa Cataluña gana varias competiciones, como la de Ostende.

El rey Alfonso XIII se interesó por los coches Hispano-Suiza, convirtiéndose en cliente y accionista de la compañía. El vehículo que se le fabricó era muy parecido al Copa Cataluña, pero con un motor más adaptado al uso civil. Este vehículo se conocía popularmente como el Alfonso XIII. Damià Mateu pidió autorización a la casa real para bautizar el modelo como Alfonso XIII. Otras personalidades como Ava Gardner o Picasso escogieron también coches de esta marca automovilística.

Creación de la filial francesa

En 1911 se crea en Francia la Société Française Hispano-Suiza, con sede en Levallois-Perret, y no fue hasta 1914 que se trasladó a Bois-Colombes con el nombre de Hispano-Suiza. Con esta filial, la marca podía atender mejor un mercado mucho más receptivo a sus productos que no el español.

El éxito de los sólidos motores levantó las protestas de los fabricantes franceses que exigieron que pasaran una prueba de 50 horas de funcionamiento seguido. La Hispano-Suiza accedió, siempre que los motores franceses también la pasaran. Los motores franceses reventaron al cabo de 10 horas, mientras los Hispano-Suiza aguantaron más de dos días. Los pedidos empezaron a llover.
En 1909 en el salón de París, se presentó el modelo H6 el primer modelo con servofreno. Esto hizo tambalear las otras marcas, como General Motors y Rolls Royce, que compraron la patente. Rolls Royce lo seguirá montando hasta el año 1968. Más tarde, Alfonso XIII ganó la carrera la Cuesta de las perdices con un H6.

La República y el declive

El 14 de abril de 1931 con la República es cuando el rey Alfonso XII marcha al exilio, y la Hispano-Suiza, que hasta ahora había supuesto un signo de distinción, se convierte en una provocación. El mismo año 1933 se presenta el modelo J12 de 12 cilindros con gran aceleración y nada de ruido.

El 7 de diciembre de 1935 la muerte de Damián Mateu marca otro punto de inflexión en el declive de la empresa, que había comenzado en 1931. La presidencia del consejo de administración de HS pasa a Miquel Mateu.

Ocho meses después estalla la Guerra Civil y la Generalitat colectiviza la fábrica. Al final de la Guerra Civil, los propietarios recuperan la propiedad, pero la economía está en recesión y los coches son un producto de lujo con poca salida.

Terminada la Primera Guerra Mundial, la marca adoptó el símbolo de la cigüeña, en honor al capitán francés Georges Guynemer, que había tenido un gran éxito y renombre con los motores de la marca. Más tarde en 1946 el Instituto Nacional de Industria adquiere la fábrica de Barcelona para iniciar la construcción de la marca ENASA, que comercializaba la marca Pegaso.

Además de automóviles y coches de carreras, Hispano-Suiza fabricó vehículos de transporte, motores de aviación, aviones e incluso cañones. Entre las patentes de Marc Birkigt, cabe destacar las que hacían referencia al armamento, y uno de los más fabricados,  era sin duda el cañón 404 de 20 m/m.

Actualidad

Durante el Salón del Automóvil de Ginebra de 2010 se presentó un Hispano Suiza con motor V10 que parecía el regreso de la marca a la actualidad. Pero el modelo presentado correspondía a la marca Hispano Suiza sin guión separando ambas palabras. Aún con la diferencia de nombre se anunció por parte de SAFRAN y La Hispano Suiza Fábrica de Automóviles acciones legales por el uso indebido del nombre.

Detalles

Marca: Hispano-Suiza
País: España
Web:
Actividad: 1904 – 1946 (- 1968 Francia)

Documental sobre Hispano-Suiza